27 Diciembre 2022 - 11:30pm
Salud

La enfermedad hemorroidal amerita atención

La tendencia indica que al menos tres de cuatro personas sufrirán de algún grado de esta enfermedad en algún momento de su vida

Algunos las llaman Almorranas y otros Hemorroides. Las hay externas e internas. En cualquier caso, se trata de un conjunto de venas que se encuentran en el plexo hemorroidal, bajo la piel que rodea el ano (externas) y también dentro del recto (internas). Son muy parecidas a las venas varicosas.

El doctor Wartan Keklikian, cirujano general con especialidad en Laparoscopia Gastrointestinal y Ginecológica explica que, al tratarse de venas, es normal tener hemorroides. Sin embargo, aclara que al hablar de hemorroides también se hace referencia a esas venas cuando están enfermas. “Por eso hablamos de patología o enfermedad hemorroidal. Pueden presentar trombosis, lo que las convierte en una emergencia y en estos casos, muy probablemente, haya que operarlas”, dice el especialista.

¿Por qué las hemorroides?

Aunque sus causas no están bien definidas, se sabe que el envejecimiento puede aumentar el riesgo de sufrir una enfermedad hemorroidal, ya que los tejidos que sostienen esas venas tienden a debilitarse y estirarse debido a la presión, lo que finalmente hace que las hemorroides se inflamen y, en ocasiones, sobresalgan. 

También se sabe que el esfuerzo al evacuar, pasar mucho tiempo sentado en el inodoro, la obesidad, mantener relaciones sexuales anales, una dieta baja en fibras, el embarazo, levantar pesos extremos regularmente, el estreñimiento o una diarrea crónica, son factores de riesgo que pueden propiciar la aparición de hemorroides.

De acuerdo con el doctor Keklikian, la mayoría de los casos de enfermedad hemorroidal se  observa en las mujeres por el embarazo, con una incidencia casi igual entre hombres y mujeres.

 Los síntomas suelen ser muy molestos

Explica el especialista que, las hemorroides enfermas pueden generar síntomas poco a poco o de pronto, sin mayor aviso. Causan picazón o irritación en la zona anal, al igual que dolor o molestia, hinchazón alrededor del ano e incluso sangrado.

En su consulta, el doctor Keklikian atiende al menos un paciente con enfermedad hemorroidal a la semana. La tendencia indica que al menos tres de cuatro personas sufrirá de algún grado de esta patología en algún momento de su vida.

Si las hemorroides no mejoran luego de una semana de tratamiento, o si se presenta sangrado durante las evacuaciones, es muy importante acudir al médico pues pudiera tratarse de hemorroides, pero también de otras enfermedades, como el cáncer colorrectal o anal. 

Comenta el cirujano que existen cuatro grados de la enfermedad hemorroidal. Cuando son hemorroides grado 1 o grado 2, no se realiza mayor procedimiento y el tratamiento de rutina es con medicamentos prescritos para las várices.

Cómo prevenir la enfermedad hemorroidal

“Las hemorroides grado 3 son las que salen cuando se puja y pueden volver a su sitio simplemente empujándolas con el dedo. Estas pueden ser tratadas también con medicamentos para las venas y várices, antiinflamatorios y dieta sana con mucha fibra, evitando los picantes, el licor y el tabaquismo”, dice el doctor Keklikian.

Cuando ya se encuentran afuera y el tratamiento médico no las mejora, como en el caso de las hemorroides grado 4, entonces se operan. “Es una intervención ambulatoria. También se pueden utilizar engrapadoras especiales o bandas (ligas) que se colocan para que se necrosen. Al resecarse ese tejido, se cura la hemorroide, pero el plexo hemorroidal siempre va a seguir allí y si no lo cuidamos pueden aparecer otras en otro sitio”, advierte.

Para prevenir la enfermedad hemorroidal, el doctor Keklikian recomienda un estilo de vida saludable, con una dieta alta en fibra que incluya una buena hidratación con entre seis y ocho vasos de agua diario y otros líquidos, frutas, verduras y cereales integrales que promuevan una deposición blanda y evite el pujar al momento de ir al baño.

También aconseja mantenerse activo y no estar sentado o parado durante mucho tiempo. El ejercicio, además de ayudar a mantenernos activos, promueve la pérdida de peso y por ende disminuye la posibilidad de sufrir de las hemorroides.

Para más información, visita  @drwartan  y    @cirujanolaparoscopico  en Instagram.

 
Nota de Prensa